Morrisey: talento y arrogancia


Por Divandino

Escuchar un disco de principio a fin, track a track, es una  experiencia auditiva, un viaje sensorial, siempre y cuando se trate de un solista o un grupo que te guste, claro. Aunque tengamos un sin número de bandas para escuchar una y otra vez, regularmente acabamos escuchando a conciencia a solo unos cuantos, o sea, tus discos de cabecera.

Existen cantantes que pueden ser amados u odiados al mismo tiempo, tal y como sucede en el futbol por aquellos que veneran o vomitan al América. Así más o menos la referencia. Esos artistas que van al límite de los sentimientos y que en sí mismos construyen esa contradicción: ser la máxima figura o ser lo peor.

Una de estas particularidades aplican perfectamente en cantautores como el británico Morrisey, ex vocalista y fundador de la mítica banda ochentera The Smiths, gran referente para el surgimiento del llamado Brit Pop, tan en boga en la década de los noventa.

Steven Patrick Morrisey nació en Irlanda en 1959, quien junto con sus padres y su hermana se muda a Inglaterra en busca de mejores oportunidades. Por un lado, sufria de bullying escolar y tenía una tensa relación con su padre; por otro, afianzaba su afición por el arte, siempre evidente, sobre todo en el terreno literario y musical. Durante los 70 se alineó a diferentes bandas punk, sin dejar su gusto novelístico y lírico.

En 1980 funda la extraordinaria banda The Smiths, junto con el guitarrista Johnny Marr, el bajista Andy Rourke y el baterista Mile Joyce, con quienes grabó 4 álbumes de estudio, 3 recopilatorios y uno en vivo. Uno de sus temas insignes “How Soon Is Now”, convertido en todo un himno y que hasta la fecha es un referente musical de toda Gran Bretaña.

Tras la desintegración de la banda en 1988, un año después Morrisey iniciaría una controvertida pero fructífera carrera solista. Si bien su estilo, al principio, fue muy parecido al de The Smiths, logró construir uno propio lleno de nostalgia, irreverencia y calidad interpretativa. Morrisey es barítono, con sus respectivos destellos de falsete, que lo convierten en una voz inigualable, muy peculiar.

Su carrera en solitario es, hasta el momento, más longeva que la de su antigua banda, pero llena de claroscuros, dado su carácter tan difícil, ya que es una persona sumamente pragmática. Es un férreo defensor de los animales y, por ende, un vegetariano extremo.

Su primer disco Viva Hate fue todo un éxito, pues cuenta con los clásicos “Everyday Is Like Sunday” y “Suedehead”. Su tercer disco le valió un Grammy como mejor álbum alternativo -es hasta hoy un ícono, una referencia en la música que engloba esta corriente-.

Tras la edición de otros materiales de estudio y algunas recopilaciones en los 90, aunado a que en los mismos hacía duras críticas al sistema político y educativo de su país, decae su carrera en buena medida. Pero es en 2004 con el álbum Yo Are The Quarry y sencillos como “First Of The Gang To Die” que Morrisey retorna a los escenarios con un gran éxito, al grado que la prensa consideró que este disco era el mejor de su carrera en más de veinte años.

Sin embargo, como lo comentamos, su personalidad arrogante, soberbia y poco tolerante, le han acarreado comentarios negativos inclusive de sus propios fans. Dada su condición de vegetariano, es sabido que en sus conciertos no deben vender alimentos que contengan carne animal de ningún tipo; vaya, en Islandia llegó a detener varios minutos una presentación, por el simple hecho de haberle llegado un ligero olor a carne asada. O un hecho suscitado hace algunos días en California (E.U): canceló un concierto de última hora argumentando que el clima era muy frío.

Este británico tiene férreos seguidores en todo el mundo y, por supuesto, México no es la excepción. Ha visitado en varias ocasiones el país y una de ellas fue en Puebla el 10 de enero de 2011, donde dio un memorable concierto al que asistieron fans de los estados vecinos, incluido Veracruz. En abril de este 2017, por cierto, volvió a presentarse en la Angelópolis.

La fanaticada es tal que varios músicos independientes rindieron un tributo muy a la mexicana a la estrella británica, a través del proyecto Mexrrisey, un ensamble comandado por Camilo Lara –líder del Instituto Mexicano del Sonido- junto a Chetes, Ceci Bastida, Alejandro Flores, Adanowsky y Jay de la Cueva –el chile de todos los moles-.

El año antepasado editaron el disco No Manchester, un compilado de temas emblemáticos de Morrisey traducidos al español, pero agregándoles ciertas frases y modismos chilangos. El disco vale mucho la pena. Incluso han realizado algunas presentaciones en el viejo continente, sobre todo en diversos círculos de Inglaterra; este ensamble, claro, llegó a ser telonero del mismísimo cantante.

En el último tramo de este año retorna Morrisey con nueva producción discográfica titulada Low In High School, que salió el 17 de noviembre del 2017. De este disco se desprendió el sencillo “Spent The Day In Bed”, capturando todo ese feeling característico en toda su carrera.

Llamó la atención y al escarnio en redes sociales, las críticas de las que fue objeto el cantante británico: dos días, previo a su presentación en el festival vive Latino 2018, apareció en un programa matutino de entretenimiento a nivel nacional interpretando uno de los temas de su último disco, haciendo “playback” y acompañado de unos descoordinados bailarines, que en realidad eran los integrantes de su banda.

Todo parece indicar que este desaguisado televisivo fue parte de la promoción de Morrisey en México y que el tema interpretado en el set de Imagen TV el viernes 16 de marzo -“Jacky’s Only Happy When She’s Up on the Stage”-  solo fue una referencia más que literal del correspondiente video.

En cambio, en el programa Sesiones del periodista musical y locutor Alejandro Franco –que se transmite por el canal de paga TNT Series-, si tocó tres temas con su banda; sin embargo, como es bien sabido, pues no da entrevistas. Qué decir de su presentación en el Vive Latino del sábado 17, fue memorable; donde interpretó canciones de su nuevo disco y sus clásicos memorables, incluyendo algunos de su etapa con The Smiths. 

Quizá hoy ya no luzca ese copetazo de sus años con su legendaria banda o de sus primeros discos como solista, pero mantiene esa voz tan singular y su presencia, que revive un poco el glamour escénico de los 60’s.

Síguenos en:
Twitter: @lalibelularadio
Facebook: La Libélula Radio
E-Mail: lalibelularadiogmail.com

EL PALOMAZO
Aquí les dejo este clásico de Morrisey:

Y esto es del proyecto tributo llamado Mexrrisey

Y el video promocional del tema “Jacky’s Only Happy When She’s Up on the Stage”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario