Lenny Kravitz, por la reivindicación del rock


Por Divandino

Como se ha comentado un sin número de veces, el rock and roll no solo es un género sino una actitud que se puede presentar en otros estilos parecidos o muy disímbolos. Sin embargo, el rock como género se ha visto un tanto opacado los últimos años, dominado en el mainstream por géneros que han resultado más comerciales: desde la música dance electrónica (etiquetada como EDM) o el hip hop con una clara influencia norteamericana; vaya, hasta el reggaetón ha difuminado al buen rock –claro, solo en ventas, porque en interpretación, letras y composición no tiene nada que hacer este bodrio musical-.

A pesar de que existe una gran cantidad de festivales cuyos lineups los encabezan bandas de rock, bandas o proyectos pop han dominado las listas de popularidad a nivel mundial. Un Billboard es liderado semanalmente por artistas como The Weeknd, Drake, Ed Sheeran, Rihanna o hasta Luis Fonsi y Daddy Yankee, y no por alguna banda de rock.

Sin embargo, existen bandas de rock auténtico, de gran calidad y con toda la irreverencia propia de este género heredero del blues; ejemplos como Metallica, Foo Fighters, Pearl Jam o Queen Of The Stone Ages; pero también solistas como Lenny Kravitz, quien defiende al género y se inclina por una adaptación a los nuevos tiempos, siempre conservando ese aire irreverente de una guitarra.

Así lo declaró en una conferencia de prensa previa a su recital cabalístico, a realizarse el viernes 13 de abril en la Arena Ciudad de México. En efecto, demuestra que el hecho de explorar otros ritmos y sonidos no demerita el hacer rock, sino que lo enriquece y, de alguna manera, lo revitaliza. Y una prueba de ello es lo que han tratado de hacer bandas como U2 y, quizá en menor escala, hasta los Rolling Stones.

Este cantante, productor y multiinstrumentista estadounidense incorpora gran diversidad de estilos a su música. Quien no recuerda esa balada con sabor a funk “It Ain´t Over ‘Til It’s Over” o a la potente “Are You Gonna Go My Way”: sellos de este músico en toda la extensión de la palabra. Es de los que ha llegado a tocar todos los instrumentos, escrito todas las letras, y armarlo todo atrás de una consola en el estudio.

El rockero de 53 años, cuyo nombre completo es Leonard Albert Kravitz, ha vendido 40 millones de discos en todo el mundo, pues tiene una gran variedad de hits comerciales –y no por ello de baja calidad, sino todo lo contrario- que lo catapultaron al estrellato desde que apareció en la escena internacional en 1989. Fue esposo de la actriz Lisa Bonet, con quien procreó su hija Zoe, pareja sentimental de la cantante francesa Vanessa Paradis y después de la también cantante Natalie Imbruglia, así como de la actriz Nicole Kidman.

Sus influencias van desde Led Zeppelin y Jimi Hendrix hasta Stevie Wonder y todo el sonido Motown de los setenta. Lo cierto es que el rock lo lleva en las venas y lo ha demostrado con temas de gran manufactura y, claro, de éxito arrollador como “Again”.

El músico afroamericano ha participado en algunas películas como actor, destacando su aparición en dos cintas de “Los Juegos del Hambre”, así como en “Zoolander”, “Preciosa” y “El Mayordomo”. Y, según lo comenta, regresará muy pronto a probar suerte en el séptimo arte.

En este 2018, Lenny Kravitz vuelve con el look muy parecido al que uso a principios de los noventa y que se caracteriza por esas duras y largas rastas, aunque hoy en día se parecen más a las del personaje Bob Patiño de los Simpson.

Como parte de su gira “Raise Vibration Tour 2018” y tras no pisar tierras aztecas desde hace más de una década, Kravitz se presentó en la CDMX el pasado viernes 13, en Monterrey el 15 y Guadalajara el 18 de abril con una buena dosis de rock ‘n roll, interpretando grandes temas de sus más de 10 álbumes. El grupo telonero, por cierto, fue la no menos prolífica banda mexicana La Gusana Ciega.

Síguenos en:
Twitter: @lalibelularadio
Facebook: La Libélula Radio
E-Mail: lalibelularadio@gmail.com

EL PALOMAZO
Aquí les dejamos unas joyas de este rockero afroamericano:



No hay comentarios.:

Publicar un comentario