Movido fin de semana


Por Divandino

El pasado fin de semana fue 100 por ciento musical, tanto a nivel nacional como a nivel estatal. Por un lado tuvimos dos días del Festival Iberoamericano de Cultura Musical –mejor conocido como el Vive Latino- que en este 2018 llegó a su edición número 19; por otro, en el parque temático Takilhsukut, ubicado a un lado de la ciudad sagrada de El Tajín en Papantla, se llevó a cabo el festival Cumbre Tajín, en su edición 2018, el cual se realiza desde la primavera del año 2000.

Hubo música para todos los gustos, desde pop hasta metal, pasando por proyectos de música electrónica e independiente. El Vive Latino se ha caracterizado por ser una de las plataformas a través de la cual se han dado a conocer decenas de bandas que hoy en día gozan de gran popularidad, como el caso de Panteón Rococó o incluso Zoé, así como para agrupaciones de otros países, sobre todo argentinas, españolas y colombianas.

Se llevó a cabo durante dos días en el escenario por antonomasia, el Foro Sol del autódromo de los Hermanos Rodríguez de la CDMX. Aproximadamente, 80 artistas se presentaron durante este fin de semana en cinco diferentes escenarios simultáneos por día, incluyendo grandes luminarias de talla internacional 

El sábado destacó la presencia del cantante británico y de personalidad tan controvertida como Morrisey, famoso por ser vocalista de la banda post punk  inglesa The Smiths y por ser uno de los veganos más intolerantes, aunque también defensor de los derechos animales. El ex integrante de Oasis, el también inglés Noel Gallagher y su banda High Flying, así como los norteamericanos Queen Of The Stone Age. Asimismo, brillaron bandas ibéricas como Love Of Lesbian, el ex integrante del grupo puertorriqueño Calle 13, Residente, así como Panteón Rococó y la ya legendaria banda Molotov, entre muchos más que tocaron desde las 2 de la tarde.

El domingo y bajo los penetrantes rayos del sol, se presentaron con mucho éxito bandas de rock en español pioneras del movimiento como Ritmo Peligroso, La Gusana Ciega o el gran cantautor argentino Fito Páez, así como representantes del hip hop en español: la española La Mala Rodríguez (que de mala no tiene nada, todo lo contrario) o los regiomontanos de Cartel de Santa. Cerraron con gran éxito Gorillaz, el proyecto del ex vocalista de la banda Blur, Damon Albarn. También el dúo israelí de música electrónica Infected Mushroom y la banda Queen Of The Stone Age, hicieron la delicia de miles de jóvenes y no tan jóvenes que asistieron al Foro Sol.

Por cierto, y es curioso comentarlo, que este año todo lo que consumías dentro del festival, alimentos o algún souvenir, lo hacías a través de una pulsera que obtenías a tu llegada al recinto y que cargabas en efectivo o con tarjeta para facilitar tus compras en dicho espectáculo.

Por otra parte, desde el pasado viernes 16 de marzo se realizó en el parque temático Takilhsukut de El Tajín la edición 2018 de Cumbre Tajín. Durante cinco días, además de que se realizan diversas actividades culturales y exposiciones lúdicas y gastronómicas, el entorno musical siempre alcanza mayor atención por parte del público asistente, sobre todo de la capital de la República y otras capitales del país.

Quizá ya no con la presencia de estrellas internacionales como en otros años (cuando se presentaron en distintas ediciones BJork, Carlos Santana, Pet Shop Boys o la banda de culto Tool), pero en esta ocasión se presentaron muy buenos exponentes en el llamado Nicho de la Música.

El viernes pasado actuó una de las mejores bandas del rock mexicano, Café Tacuba, interpretando temas de su último disco y clásicos de su carrera, que hicieron vibrar este recinto. También se presentó la banda San Pascualito Rey y dos grandes promesas nacionales, como Rey Pila cuyo estilo electroacústico llama la atención cada vez más de la crítica internacional (por cierto, su líder y vocalista es hijo del reconocido periodista Javier Solórzano), y Mexican Dubwiser; también tocaron Pat Boy y Juan Sant.

El sábado, fue brillante la actuación de los regiomontanos de Kinky, la chilena hiphopera Ana Tijoux tocó acompañada de un gran ensamble musical, así como la agrupación Hello Seahorse y su encantadora vocalista Lo Blondo.

Para el caluroso domingo, la gala del Nicho de la Música fue encabezada por la ex vocalista de Mecano, Ana Torroja, y el cantautor Siddhartha cuyo sonido y letras gozan de mucho éxito en el circulo de la música indie en nuestro país, así como apuestas entre world music y electrónica como Rene Mooi.

El lunes la cumbia chilanga puso a bailar a todo el público en el Takilhsukut, aprovechando el puente laboral por el 21 de marzo: se presentaron los cada vez más exitosos Ángeles Azules. También se escucharon los sonidos folclóricos y nativos a cargo de la brasileña Dona Onete y los veracruzanos de Mono Blanco.

El martes, ya con un carácter muy pop y comercial cerraron lo no menos conocidos y aplaudidos Emmanuel y Mijares.

Sin duda, fue un fin de semana muy movido musicalmente hablando.

Síguenos en:
Twitter: @lalibelularadio
Facebook: La Libélula Radio
E-Mail: lalibelularadiogmail.com

EL PALOMAZO
Algunos videos de las presentaciones en Cumbre Tajín 2018







Depeche Mode: más que una moda pasajera


Por Divandino

Como varias de las mejores bandas de todos los tiempos –The Beatles, The Rolling Stones, Queen-, ésta es también de Inglaterra; es aquella que ha conservado desde 1980 su estilo, revitalizándose en cada disco y en cada gira monumental. Es una de las bandas que han sido tomadas por otras como referente directo y como influencia necesaria, ya sean de rock, pop o, sobre todo, dj’s y productores de música electrónica.

Nos referimos ni más ni menos que a Depeche Mode, esa banda que al puro estilo de U2 se mantienen en el gusto de las masas y, claro, en el ánimo mercadológico pues a la fecha llevan 14 discos grabados, más un sin número de compilaciones, discos en vivo y remixes de la mayoría de sus éxitos.

Inician formalmente en 1980 y un año más tarde estaban editando su primera producción. La alineación original la conformaban Vince Clarke –quien formara junto con Andy Bell el dueto Erasure-, Andrew Fletcher, Martin Gore y David Gahan. Cuando Clarke dejó el proyecto fue sustituido por Alan Wilder, quien permaneció hasta 1995 tras no poder lidiar con los problemas suscitados en la etapa más oscura de la banda.


A la fecha, Dave Gaham, Martin L. Gore y Andrew Fletcher se han mantenido juntos y tan fuertes como un roble, tras una carrera llena de altibajos, de triunfos y sinsabores. Es una auténtica banda de rock (electrónico) con los pequeños y grande excesos como unos Rolling Stones o unos Aerosmith: peleas internas, alcohol y, sobre todo, drogas.


Esa etapa más oscura, difícil y casi diabólica de la agrupación británica se dio justo durante la promoción y posterior gira del disco Songs of Faith and Devotion –una de las más extensas de la banda- donde la severa adicción de Dave por la heroína y su divorcio, el alcoholismo de Martin, sumado a las marcadas diferencias entre Andrew y Alan, provocaron que la banda estuviera a punto de reventar. El punto más álgido fue la muerte cercana de Dave Gahan debido a una sobredosis y la consecuente salida de Alan Wilder.

Curiosamente, fue durante esta etapa que DM se alzó como una de las mejores bandas del mundo tras aquella exitosa gira. Para fortuna de unos y decepción de otros, también fue etiquetada como una de las apuestas dentro de la música alternativa, pues a pesar de ser una banda relativamente longeva, se había adaptado rápidamente a las nuevas tendencias: serían la mezcla perfecta entre el rock y la música electrónica.

Depeche Mode cuyo nombre significa en francés “Moda Rápida” e irónicamente no solo fue una ídem, sino todo un género en sí mismo. Bandas como Radiohead, Muse, The Killers, Franz Ferdinand, Coldplay o Zoé declaran abiertamente que una de sus influencias directas es la banda originaria de Basildon, Inglaterra. Está por demás decir que han sido inspiración e influencia en la gran mayoría de grupos del llamado Synthpop de mediados de los 80, así como de grupos y proyectos de música electrónica que van desde unos Pet Shop Boys y The Chemical Brothers, hasta unos The Chrystal Method, Prodigy o Soulwax, pasando hasta por intento de copias burdas como Moenia en nuestro país o los OBK en España.

De los 14 discos editados hasta la fecha, son varios los memorables que han marcado a diferentes generaciones. Habrá quienes consideren que el Music For The Masses o el Black Celebration sean los mejores, otros que el Violator o el Ultra; quizá los más jóvenes o millenials consideren que Playing The Angel o el Delta Machine los haya marcado. Como dice el dicho, “hay de todo como en botica” y esto aplica a la banda británica, pues desde los 17 años siguen en el negocio de la música. Y más que por el “showbusiness”, siguen por esa vena musical y ese instinto animal de expresarse a través de sonidos.

Aunque al inicio DM sonaba con tonos más suaves y rosas –utilizando este color como sinónimo de dulce-, con el paso del tiempo su sonido fue mutando en uno más crudo y oscuro. Más que transformación, fue adaptación, pues sin renunciar nunca a sus bases electrónicas del sintetizador o los “loops” de una caja de ritmos, fueron incluyendo instrumentos acústicos, desde una guitarra efectada hasta una potente batería cual banda de metal.

En los 80’s dentro del New Romantic o el electro pop, Depeche Mode se escuchaba con un “I Just Can´t Get Enought”, cuando surge el “boom” de las bandas góticas se escuchaba con “Black Celebration”, con la llegada de los 90’s y época de nuevas tendencias se escuchaban con la clásica de clásicas “Enjoy the Silence”; con el auge del grunge se escuchaba con “Walking In My Shoes” o “It’s No Good”; ya para el nuevo milenio se escuchaba con “Precious” o “Heaven”, quizá con tonos más suaves y discretos. Para la última etapa de década del 2010 DM se escucha con temas que rememoran sus primeras épocas como “Wrong” o “Cover Me”.

Sus presentaciones en vivo son verdaderos recorridos sonoros con toda la melancolía, la alegría y el poderío de una banda de rock. Y parte fundamental de ello son los músicos de apoyo que de manera ininterrumpida han acompañado a la banda inglesa desde finales de los 90: el baterista austriaco Christian Eigner y el tecladista Peter Gordeno, grandes músicos que complementan al trío y que incluso han sido coescritores de algunas letras junto con Dave Gahan en las últimas tres placas.

Depeche Mode no solo ha innovado en el aspecto musical, sino también en el visual; cada videoclip es una obra conceptual. No por nada han compartido al fotógrafo y artista visual Anton Corbijn con U2 y Trent Reznor (mente creativa y líder de la banda de rock industrial Nine Inch Nails). Asimismo, se han rodeado de verdaderos genios como el productor e ingeniero de sonido Mark Ellis –conocido bajo el pseudónimo de Flood-, quien también ha trabajado con las bandas antes mencionadas; así como con Daniel Miller, quien prácticamente toda su carrera ha sido el productor ejecutivo.

Como genios y figuras, este trio ha realizado varios trabajos alternos a la banda. Mientras Martin Gore –considerado por muchos años como el cerebro de DM y segundo vocalista- ha grabado dos discos solistas (Counterfeit 1 y Counterfeit 2) y participado en otros proyectos como el de VCMG, junto con su antiguo compañero de grupo y líder de Erasure Vicent Clark, Andrew Fletcher fundó su propio sello discográfico especializado en música electrónica, al tiempo de presentarse como dj en diversos foros de Europa.


Dave Gahan es el auténtico frontman, imagen y sello en el escenario de Depeche Mode. Dicho por sus propios compañeros: mientras que en los descansos de las giras ellos se divierten jugando futbolito o leyendo historietas, Dave se encierra en su habitación para meditar y preparase mentalmente para el show. Eso habla mucho de la personalidad del vocalista y del cambio radical tras superar sus problemas de adicción.

Gahan también ha grabado dos discos en solitario (Paper Monsters y Hourglass) y ha contribuido con su voz en algunos discos del dúo Soulsavers. Es preciso comentar que a partir del álbum Playing the Angel de 2005 empieza a escribir varias letras para la banda, de las cuales muchas se han convertido en temas exitosos como “Suffer Well” o uno de los mejores de su último disco –Spirit- “Cover Me”.

Depeche Mode es una de esas bandas que siguen abarrotando plazas y estadios alrededor del mundo, que tienen un sin número de fieles fans de sus inicios, pero que también han ganado muchos más en diferentes ciclos. Por esa sencilla razón, la calificamos como una “banda memorable” en toda la extensión de la palabra.

Canciones como “Personal Jesus”, “Enjoy The Silence” o “It´s No Good” son los que más covers registran, sobre todo las dos primeras y en los más diversos géneros. Aunque también el mismo DM ha hecho versiones magistrales de canciones de U2, por ejemplo, como “So Cruel” –que fue parte de un disco homenaje al disco Achtum Baby-; también el cover que hizo de la magistral “Heroes” de David Bowie a finales del año pasado.

Los días 11 y 13 de marzo de este 2018, Depeche Mode se presentó de nueva cuenta en el glorioso Foro Sol del autódromo Hermanos Rodríguez en la CDMX, como parte de su Global Spirit Tour. Al menos el primero de elloe un concierto épico, lleno de adrenalina, nostalgia y, sobre todo, muy buen rock electrónico.

Síguenos en:
Twitter: @lalibelularadio
Facebook: La Libélula Radio
E-Mail: lalibelularadiogmail.com

EL PALOMAZO
Prometemos traer la reseña del concierto.
Aquí les dejo algunas versiones alternas de Depeche Mode:






Jay de la Cueva: la versatilidad de un músico


Por Divandino

En México no son muchos los músicos que se mueven entre diversos géneros y estilos, pero son pocos los que en cada uno de ellos realizan trabajos admirables y de muy buena factura: no importa si componen, producen, tocan o cantan, ya sea rock, cumbia, pop o electrónica muy radical.



A uno de estos personajes seguramente lo ubican porque –dicho coloquialmente- es “chile de todos los moles”. Lo encuentras interpretando un hit junto a Alejandra Guzmán, tocando un cover de Morrisey, rockeando como un auténtico heavymetalero ochentero o tocando un sintetizador en una banda alternativa.

Nos referimos a Javier Fernando de la Cueva Rosales, mejor conocido como Jay de la Cueva, hijo de Javier de la Cueva, uno de los precursores del rock nacional y líder de los grupos sesenteros The Hooligans y los Black Jeans. Es decir, tiene la semilla artística que le ha permitido ser una de esas figuras versátiles dentro de la música en México.

Se inicia en este negocio desde muy pequeño con las agrupaciones Baby Rock y Micro Chips –quién no recuerda esa graciosa mini banda- y ya enfilado a mediados de los 90 toca como baterista invitado de Las Víctimas del Dr. Cerebro.

Siendo muy joven, inquieto y muy prolífico –toca bajo, batería, guitarra, piano, sintetizadores, es vocalista y productor- fue el iniciador de Molotov, junto con Micky Huidobro y Tito Fuentes, una de las bandas más influyentes del rock mexicano de las últimas dos décadas; fue baterista de Fobia en una segunda época y miembro del proyecto electroacústico Titán, con el que ha recorrido diversas partes del mundo.

Sin embargo, una buena parte del público lo ubica más como Bryan Amadeus, frontman y líder de la banda Moderatto, un proyecto que inicialmente fue creado, a manera de sorna o hasta broma, para reinterpretar algunos temas clásicos del hard rock ochentero; sería solo proyecto de un solo disco. El éxito comercial no se hizo esperar y, hasta el momento, sigue funcionando como grupo de neo covers donde le imprimen ya su sello propio.

En lo personal, Moderatto no me convence y considero que solo es un producto muy bien elaborado cuyo objetivo es 100 por ciento comercial: riiffs, tonos y sonidos fáciles de digerir, sobre todo para los nostálgicos que piensan que ya no existe buena música. Lo que sí debo reconocer es que ha servido para que mucha gente se acerque –aunque sea lo más comercial de lo comercial, al rock clásico-. Digamos que Moderatto es como cualquier Timbiriche pero con músicos de verdad y tocando rock.

En contraparte, tenemos el caso de Titán, un trío de buenos músicos –Emilio Acevedo, Julián Lede y Andrés Sánchez- que se juntaron para hacer un rock electrónico basado en sintetizadores, programaciones e instrumentos acústicos. Jay se integra a la banda en sustitución de Andrés, previo a su segundo disco, lo cual le permitió un cambio en el sonido y la adición de una buena propuesta. Seguramente deben recordar el single “Corazón”, un tema bailable y muy contagioso.

De aquel trabajo le siguieron dos más, y un tercero llamado Dama –editado casi diez años después de su antecesor-, el cual incluye tracks más experimentales como “El Rey del Swing” y “Dama Fina”, lo que le ha permitido al trío ser catalogado casi como una banda de culto.

Los integrantes de Titán tienen sus propios proyectos: Emilio Acevedo con su Sonido Lasser Drakar, Julián Lede con su personaje-dj Silverio y, claro, el buen Jay de la Cueva con el propio Moderatto y los proyectos alternos como Los Odio, junto con Paco Huidobro de Fobia, Tito Fuentes de Molotov y Quique Rangel de Café Tacuba; así como Mexrrisey - un homenaje al cantante inglés Morrisey-, junto con reconocidos músicos de la escena alternativa nacional como Camilo Lara, Sergio Mendoza, Ceci Bastida y Chetes.

Jay de la Cueva es considerado como uno de los músicos más completos y que lo mismo colabora con artistas como Sin Bandera o Motel, que con Los Ángeles Azules, Los Amigos Invisibles o Ximena Sariñana. Es invitado constantemente como productor o instrumentista dada su versatilidad lírica e interpretativa, incluyendo su participación en bandas sonoras de películas como Atlético San Pancho y Paradas Continuas.




Sin duda alguna, un artista que vive de y para la música.

Síguenos en:
Twitter: @lalibelularadio
Facebook: La Libélula Radio
E-Mail: lalibelularadiogmail.com

EL PALOMAZO
Checa el trabajo de Jay de la Cueva en sus múltiples proyectos: