Jean Michel Jarre, pionero de la electrónica

LA LIBÉLULA
Por Divandino

Jean Michel Jarre, pionero de la electrónica

Es verdad que la música brinda un estado sensorial a la humanidad y que también es un momento lúdico necesario para el organismo, según la opinión de un buen amigo médico. Y si es música electrónica a lo mejor podrían pensar solo en el “punchis punchis”, pero nada que ver; la música electrónica va más allá de una secuencia insulsa de beats creados, muchas veces,  por “no músicos”.

La historia de la música electrónica es tan basta como la música popular en general. Como cualquier otro invento de finales del siglo XIX y principios del XX, surgió como resultado de la experimentación y la búsqueda de objetos que facilitaran la vida, pero aquí se buscaban sonidos alternos a los creados por instrumentos
físicos. Diversos artefactos fueron construidos para generar ambientes sonoros, armónicos para el oído humano.

A mediados de los años 60 del siglo pasado fue que aquellos experimentos empiezan a tener frutos con la invención del primer sintetizador o del órgano moog. Una década después, ya un poco más popularizados estos instrumentos, figuras de la talla de Tangerine Dream o de bandas de rock progresivo como Pink Floyd, Yes o Emerson Lake & Palmer, empiezan a introducir sonidos sintéticos y generados de manera artificial.

Alemania y Francia han figurado como pioneros de la música electrónica, ejemplos sobran para demostrarlo. Krafwerk, de Alemania, y de Francia Jean Michel Jarré, son –digamos- los ejemplos vivientes de la evolución de la música electrónica hasta nuestros días, dicho como un género por sí solo.

Jean Michel Jarré, compositor y músico originario de Lyon, Francia, es casi un patrimonio mundial de la música. Sus creaciones sonoras, sus conciertos multitudinarios cuya mística especial le dan singularidad en todo el mundo, lo han convertido en un representante de la música global y activista en pro del planeta.

En los ochenta era muy común que las cortinillas de los noticieros o programas de radio y televisión contaran con algún segmento de alguna pieza del músico francés, sobre todo en México donde el plagio en aquellos años no era tan castigado. –Recordemos el programa Usted Qué Opina con Nino Canún, que contaba con la Parte 4 del Chronology; o mejor aún, el noticiero de Grupo FM en Veracruz Puerto, que contaba con la Parte 5 del Equinoxe y la Parte 2 del Magnetic Field-

Tras un primer trabajo no muy conocido y con la vena musical que mostró desde pequeño, en 1976 crea su obra icónica,  Oxygene, material que rompió con los mitos en torno a que los sintetizadores no eran instrumentos y que, por ende, la música electrónica no era propiamente creación artística. Dos años después, el disco Equinoxe y sus altas ventas lo consagran como artista de avanzada.



Les Chants Magnetiques  o Campos Magnéticos logran posicionar la carrera de Jarre a la altura de grandes figuras del jazz o de la música clásica. Además contribuyó en su país para la recaudación de fondos estatales para músicos franceses con el material Música de Supermercado, cuya copia única fue subastada.

Jean Michel Jarre tiene en su haber tres Récord Guinness. Uno, por conjuntar en su disco Zoolook una cantidad enorme de frases y sonidos de diversas lenguas y dialectos, los otros fueron por reunir a más de un millón de personas en un concierto de la NASA en Texas y otro en la famosa Plaza de La Concordia en París, respectivamente.

Sus megaconciertos han sido memorables, desde los realizados en su natal Francia, hasta los realizados en Rusia, China y Egipto, recitales en los que ha incluido los rasgos étnicos, instrumentos y figuras del sitio en cuestión. Se menciona, incluso, que en 1991 estaba previsto un gran concierto en la zona arqueológica de Teotihuacan, en México, con motivo del eclipse solar de aquel año, evento que no se realizó. Qué decir de los multitudinarios conciertos para recibir el nuevo milenio cerca de las pirámides de Egipto y en Okinawa, Japón.

Jean Michel Jarre, además de músico, ha sido un activista social pues ha organizado conciertos altruistas en varias ciudades del mundo, hecho que le valió ser nombrado por la UNESCO Embajador de Buena Voluntad.

Su discografía es amplia, como algunos de los discos que ya hemos mencionado, pero vale la pena destacar producciones de estudio como Revolutions de 1988 y el Waiting For Cousteau de 1990, inspirado en fabuloso mundo del oceanógrafo Jacques-Yves Costeau –tiempo después musicalizó un documental de su coterráneo-. También se encuentra el Chronology de 1994, el Oxygene –en sus piezas 7 a la 13; el Aero de 2004, contando con un sofisticado sistema de grabación hasta entonces.

El artista galo ha contado, para sus diversos proyectos de estudio o en vivo, con la colaboración de un sin número de músicos y cantantes de diversos géneros; también ha musicalizado diversas películas, documentales, performance e incluso promocionales para la televisión francesa.

Ya en la segunda década de los 2 mil, saca a la luz un álbum doble que acerca a las nuevas generaciones al fascinante mundo de la música electrónica. Una selecta compilación de grupos y artistas que sintetizan la historia de cuatro décadas evolutivas del género.  “Electrónica 1 The Time Machine” & “Electrónica 2 The Heart Of Noise”  cuenta con piezas de Jarre con participaciones que van de Moby, Air, Robert Naja (Massive Attack) y Armin Van Buuren a Pete Townshend, Gary Numan y Tangerine Dream, entre otros.

En 2013 Jarre es electo como presidente de la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores –CISAC por sus siglas en inglés-, es decir, representa a todas las disciplinas artísticas (música, cine, artes visuales, teatro y literatura). Como lo menciona su sitio en internet, es “la voz de casi 3 millones de creadores alrededor del mundo”.

Aunque salió a la venta el fin de año pasado, celebrando el 40 aniversario de su álbum debut, sigue promocionando su disco Oxigene 3, que completa de alguna manera la trilogía de un sonido muy característico de la música popular contemporánea.

Jean Michel Jarre se encuentra realizando un extensa gira por diversas partes de Europa y Norteamérica, desafortunadamente no contempla México. El pasado 29 de abril la televisión española (TVE) transmitió el concierto The Connection Concert, un espectáculo inaugural desde el  Monasterio de Santo Toribio de Liébana –conmemorando el Año Santo Lebaniego-, donde el mítico artista interpretó lo mejor de su discografía, acompañado de un gran set multimedia, destacando nuevos arreglos y piezas de sus últimas producciones en estudio.

Síguenos en twitter: @lalibelularadio
e-mail: lalibelularadio@gmail.com

EL PALOMAZO
Por aquí les paso unos links con algunos videos del músico galo:

Oxigene Pt. 4:

Magnetic Fields, Pt. 2:

Chronology, Pt.4:

Stardust (Feat. Armin Van Buuren):

The Connection Concert :

No hay comentarios.:

Publicar un comentario