“Esta es mi casa”: Natalia Lafourcade




 Por Divandino


Ya son más de 15 años que esta gran talentosa ha ido creciendo en todos los sentidos. Musicalmente ha madurado y sus letras reflejan las vivencias propias y de su tierra adoptiva. Aunque no es veracruzana de nacimiento, su niñez y parte de su adolescencia las vivió en el pueblo mágico de Coatepec, siempre rodeada de arte y cultura.

Hija de un matrimonio de músicos y catedráticos,  ha compartido escenario con muchos grupos y solistas del rock nacional, así como productora de nuevas voces como Carla Morrison. Partícipe de un sin número de homenajes, que van de Caetano Veloso a Mecano, pasando por Juan Gabriel a Chavela Vargas.

Ella es María Natalia Lafourcade Silva, conocida  artísticamente como Natalia Lafourcade, quien cerró de manera muy emotiva su tour “Hasta la Raíz” en el gimnasio de la USBI Xalapa el pasado sábado.

Una noche despejada y cálida, como las que presagian las primaveras y los veranos en Xalapa, y ya el recinto deportivo lucía casi lleno cuyo público era muy heterogéneo, desde jovencitas de 14 años hasta cuarentones –o más- que esperaban escuchar a una de las cantautoras mexicanas premiadas el año pasado en el Grammy Latino.

Alrededor de las 21:15 inicio el concierto de la chaparrita y dulce Lafourcade interpretando “Vámonos Negrito”, un tema que retrata una parte de Veracruz, aquel de la negritud y de los campos de caña.

Acompañada de un ensamble de extraordinarios músicos virtuosos, Natalia cantó casi en su totalidad el multipremiado disco Hasta la Raíz que, dicho sea de paso, es uno de los mejores de su carrera, el mejor logrado tanto musical como líricamente; material que, por cierto, fue concebido por la cantante en su querido Coatepec.

Las alusiones a su “casa”, como el título de una de sus canciones y como ella misma lo expresó “que en Veracruz me siento una persona normal”, no se hicieron esperar. La interacción con el público fue total.

Con el sentimiento a flor de piel, contagiando esa emotividad de alguien que adora sus raíces, agradeció al público xalapeño, al coatepecano en particular, y al veracruzano en general todas las muestras de cariño y apoyo. “Esta es una noche especial con la que cierro esta gira que ha recorrido muchas partes de México, Estados Unidos y Latinoamérica”, comentó Natalia ante cientos de jóvenes con celulares en mano, tratando de captar cada palabra, cada movimiento.

Interpretar a uno de sus compositores favoritos y, por ende, una de sus influencias, como ella misma lo describe, era vital. Temas inconfundibles de Agustín Lara se escucharon ante la ovación de chicos y grandes, como “María Bonita” o “Aventurera”.

No faltaron temas insignes de su carrera como “En el 2000” o “Casa” cuyos arreglos sonaban un poco a una big band . Aunque, en general, su set list si sonó mucho más maduro y guardando una identidad entre pop contemporáneo y raíces sotaventinas y latinoamericanas, como rezaba la gira precisamente y su penúltimo disco: Hasta la Raíz.

Aprovechando el encore del respetable y la emotividad del momento, Lafourcade aprovechó para agradecer a todo su equipo de trabajo, desde técnicos de audio e iluminación, hasta sus músicos y managment los casi dos años del tour, que inició curiosamente en Veracruz Puerto.

De igual manera, se deshizo en halagos hacia su director musical Gustavo Herrero, a quien agradeció su profesionalismo y talento, amén de que fue uno de los artífices de su sonido tradicional durante los últimos seis años.

Así como interpretó a Juan Gabriel con “Yo No vivo Por Vivir”, tema que grabó con el Divo de Juárez para el disco Los Dúo, rindió un homenaje al cantante y músico venezolano ya fallecido Simón Díaz –que ahora nos enteramos lo llamaban el Tío Simón, quien también era poeta y empresario del país de Nicolás Maduro-, con el tema “Tonada de Luna Llena”.

Posterior a un set acústico, tocando tres temas solo con su guitarra, Natalia Lafourcade concluyó su presentación interpretando “Tú Si Sabes Quererme”, un tema recién estrenado a dúo con Los Macorinos y que contiene casi el mismo sonido de Hasta la Raíz, con mucho son jarocho y rumba latina.

Por cierto, ya no supimos si al día siguiente (domingo 2 de abril) se apareció o no en el mercado de Coatepec, tal como lo anunció. Lo que si reconocimos fue su franqueza al disculparse con quienes le han pedido fotos o autógrafos al pasear por las calles de la ciudad cafetalera.

“Les quiero decir que me disculpen, que me entiendan cuando les digo que no; porque prefiero tener una buena conversación con ustedes que una fotografía, porque esta es mi casa y ustedes son mi familia”.


El sonido fue bueno pero no excelente pues sabemos que el gimnasio de la USBI Xalapa es una cancha de baloncesto y no un auditorio propiamente, pero cumplió con las expectativas logísticas. Quizá porque el público, en su mayoría familiar, el recital fue agradable y sin mayor incidente que la alegría y las ovaciones a la paisana Natalia Lafourcade.

Quizá la próxima vez que veamos a la coatepecana suene distinto y pueda reinventarse, pues ahora se acerca un poco más al estilo de una Lila Downs que a una Joss Stone –con quien ya hizo un dueto informal (https://www.youtube.com/watch?v=VtA4r9OD9PU)- o Regina Spektor, y no porque suene mal, pero podría refrescar su sonido y no encasillarse.

Con esta entrega, esperamos traerles cada semana lo más destacado de la música y la cultura pop de nuestros días. Bienvenidos a La Libélula.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario